SIRENITA ENAMORADA

Comenzaremos el año con una exquisitez selvática, con una cumbia de ensueño, con una belleza absoluta dentro de nuestra panamericana musical.

Sirenita enamorada es una cumbia maravillosa. Maravillosa en la acepción primera del término. Es una cumbia encantada, hechizada, embriagadora. Fue grabada por Juaneco y Su Combo en su primer larga duración, “El gran cacique”, por allá por 1970. Y no podía ser de otra época: la estética hippie, la guitarra santanera, el órgano hammond, el bajo psicodélico… todo demuestra con orgullo su fecha de nacimiento, el mundo musical del cual esta cumbia es hija.

Ella entera está hecha para hipnotizar: la secuencia de acordes, el bajo que hace la melodía del estribillo, la voz de Wilindoro Cacique, los silencios en los 00:06, 00:24, 01:02 (qué propio cómo canta “plateado” en ese momento)… y el momento mágico de la canción, cuando la sirenita nos entrega su canto, su melodía caladora a partir de 01:18: el solo de guitarra más mágico que nos haya dado la cumbia, sea de donde sea. No hay otro solo instrumental que se le parezca.

Ahí escuchamos el cúmulo de búsquedas estéticas de la cumbia selvática setentera: ritmo de cumbia y sonoridades psicodélicas, todo filtrado por un aire amazónico que no se sabe bien en qué se encuentra, en qué aspecto en realidad se particulariza. Y entonces, en 02:28, vuelve a repetirse el momento mágico, pero ahora es definitivo: la voz humana, el ritmo de cumbia y el canto de la sirenita enamorada se encuentran y se funden en una única sonoridad. Ay sirenita de mi vida, ay sirenita de mi amor. Ay sirenita de mi vida, ay sirenita de mi amor. En ese momento se conjuga todo y la cumbia, el ritmo, se ha convertido en algo inusual: en un calmado éxtasis contemplativo.
Por creaciones como esta, la cumbia, al pasar por Perú, no volvió a ser jamás la mera expresión folclórica y/o folclorizante que era hasta entonces, y se disparó hacia la exploración musical constante y regenadora. Así, la cumbia se hizo un género (o supragénero…) imperecedoro. Con Sirenita enamorada, y con Juaneco y Su Combo junto a los otros grupos peruanos de la época, sobre todo Los Destellos, se alcanzó, de hecho, una cima musical que, puedo asegurarlo, no se ha vuelto a repetir en la historia de este ritmo y que solo tiene un símil musical amamantado por la misma leche: el trabajo de Los Jaivas con el huayno, el rock y la cueca. Síntesis. Barroquismo. América.
.
Bonus:
Para una completa historia de la grabación de “La Sirenita Enamorada” (y su primera versión), invito a leer el posteo del blog Sótano Beat AQUÍ.
Anuncios