ENDE QUE TE VI

Un día de mañanita salí a recorrer la hacienda, y me encontré con mi prienda que se encontraba solita. Le dije al punto: “M’ hijita, ¡no sabe cuánto la quiero! Yo soy un… Sigue leyendo